Archivo de la etiqueta: Papa Francisco

Sínodo para la Amazonia

¿Hacia una nueva Iglesia tribalista y ecologista?

La Teología indigenista afirma que los indios no deben ser enseñados: ellos son los que tienen que enseñarnos. Absolutamente no debemos llevarlos al seno de la Iglesia. Por el contrario, es la Iglesia la que debe adaptar su doctrina, sus prácticas y sus estructuras a los modos indígenas.

La evangelización de los indios en la Iglesia
La evangelización tradicional tuvo como fruto la conversión de los indios haciendo de Brasil una gran nación. (Cuadro representando la primera misa en las costas de Bahía, Brasil)

El pontificado del papa Francisco ha estado salpicado de gestos sensacionales que han socavado las doctrinas, prácticas y estructuras hasta ahora consideradas consustanciales con la Iglesia.

Él mismo definió esta línea como un “cambio de paradigma”, es decir, una clara cesura a la Iglesia anterior a él.

He aquí un nuevo gesto sensacional, que podría alterar muchas cosas.

Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica

En el relativo silencio de los medios europeos (los latinoamericanos hablan un poco más), el Papa ha llamado a una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica, que tendrá lugar en Roma en octubre. La Asamblea implicará a los obispos de los países que incluyen los territorios amazónicos: Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia. A los que se sumarán observadores de otros países.

Con este fin, se formó la Red Amazónica Eclesial (Repam), una coordinación de estructuras eclesiales latinoamericanas, con sede en Quito, Ecuador.

Los representantes de Repam están en contacto permanente con las Conferencias episcopales de Europa, así como con los órganos de la Unión Europea, para promover el Sínodo en el Viejo Continente.

“El objetivo principal de esta reunión es identificar nuevas vías para la evangelización de esa porción del pueblo de Dios, especialmente los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, en parte debido a la crisis de la selva amazónica, pulmón de importancia capital para nuestro planeta “, dijo el Papa en el Ángelus del 15 de octubre de 2017.

En sí misma, la idea de convocar un Sínodo para promover la evangelización de los pueblos indígenas de la Amazonía sería encomiable. De hecho, ellos son una parte del Pueblo de Dios que debe recibir la Buena Nueva.

Desafortunadamente, ya en el breve texto de la convocatoria podemos ver al menos dos elementos que suscitan no poca preocupación, especialmente en la lógica del “cambio de paradigma”.

Se habla de “nuevos caminos para la evangelización”. ¿Qué quiere decir el Papa con “nuevo”?

Los nuevos misioneros quieren convertir a la Iglesia a los cultos y "cultura" indígenas
El papa Francisco saludó en Río de Janeiro a un grupo de indios del Amazonas y no dudó en colocarse en la cabeza un adorno de plumas
Una epopeya misionera

Los “antiguos” caminos comienzan en el siglo XVI, con la evangelización de los pueblos indígenas a través de la labor de los misioneros españoles y portugueses, entre ellos algunos canonizados: San Toribio de Mogrovejo, San Francisco Solano, San José de Anchieta, San Pedro Claver, S. Roque González de Santa Cruz, S. Pedro de San José de Betancur, S. Luis Beltrán, S. Felipe de Jesús y muchos otros.

El propósito de esta “antigua” evangelización era muy claro: anunciar a estos pueblos la Buena Nueva de Jesucristo, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, conduciéndolos al seno de la Santa Iglesia Romana, al interior de ese inmensa familia espiritual que configura la Civilización cristiana.

Con razón, el Papa Pío XII la definió como “la mayor epopeya misionera después de la fundación de la Iglesia”.

Desde hace algunas décadas, sin embargo, ha surgido una nueva corriente que contesta radicalmente tal evangelización.

Indios de la Amazonia sin la evangelización
La Teología indigenista: aprender de los indios

Los indios, dicen los seguidores de esta corriente, no necesitan ser enseñados. Lo contrario es cierto: ellos son los que tienen que enseñarnos. Absolutamente no debemos llevarlos al seno de la Iglesia. Por el contrario, es la Iglesia la que debe adaptar su doctrina, sus prácticas y sus estructuras a los modos indígenas.

Por otro lado, no podemos imponer a los indios nuestro concepto de Civilización cristiana. Somos nosotros los que debemos aprender de su modelo tribal, más “inocente”, más “justo”, más “solidario” y nada “consumista”.

Esta corriente ‒que se denomina “indigenista”‒ ha desarrollado incluso una teología: la “Teología indigenista de la liberación”, o simplemente “Teología indigenista”.

Los seguidores de la corriente indigenista ya se están movilizando en toda América Latina, y también en Europa.

El Sínodo Pan Amazónico es una oportunidad demasiado codiciada para dejarla escapar. Anidados en los departamentos de las diversas Conferencias episcopales, coordinadas por la Repam, ya están preparando los esquemas, publicando textos básicos y organizando la propaganda mediática. Un poco como hicieron los progresistas con motivo del Concilio Vaticano II.

¿Este indigenismo será el que el Papa Francisco pretende promover cuando habla de “nuevos caminos para la evangelización”?

Si esto no es lo que desea, ¿habrá colocado dispositivos para frenar o neutralizar la acción perjudicial de los indigenistas?

O, con su laissez faire, ¿se los está sirviendo en una bandeja de plata?

La selva amazónica
San José de Anchieta, un ejemplo de un verdadero misionero entre los indios
San José de Anchieta, SJ, fue uno de los más destacados misioneros en Brasil. Fue uno de los fundadores de las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro. Murió en 1597.

Un segundo elemento que causa preocupación es la mención a la “crisis de la selva amazónica, un pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

En primer lugar, este es un hecho científicamente discutible.

La selva amazónica tiene una densa breña de materia en descomposición que consume por la noche el oxígeno producido durante el día.

La única forma de convertirlo en un verdadero pulmón sería limpiarlo, es decir, hacer que el hombre intervenga. Precisamente lo que los ecologistas no quieren.

El ambientalismo radical va de la mano con el indigenismo, según el cual los indios serían los custodios de antiquísimos conocimientos para la conservación de la naturaleza.

Es precisamente este ambientalismo radical que se propaga a través de la encíclica Laudato Sii, que los indigenistas esgrimen como una especie de manifiesto o programa.

Junto a estas dos preocupaciones centrales, surgen otras exigencias:

Cambios en la estructura de la Iglesia
  • Proponen alterar la liturgia, con el pretexto de adaptarla a la mentalidad y la tradición indígena;
  • Se desea cambiar la disciplina eclesiástica en materia de celibato, creando la figura de sacerdotes casados;
  • Se pretende alterar la estructura orgánica de la Iglesia, creando una red de comunidades indígenas en lugar de parroquias, y luego presentarlas como un modelo para la Iglesia universal.
La utopía de una Iglesia tribalista y ecológica

En el horizonte está la utopía de una nueva Iglesia tribalista y ecológica, un antiguo proyecto de progresismo latinoamericano, denunciado por Plinio Corrêa de Oliveira ya en 1976. (Ver nota)

Pero esta vez es promovido desde el corazón del cristianismo.

Fuente: TFP italiana


 

Nota

En el apéndice de Revolución y Contra-Revolución agregado en 1977, Plinio Corrêa de Oliveira denunció el nacimiento de nuevas corrientes “tribalistas” en el interior de la Iglesia Católica.

Estas “tienen en vista transformar la noble y ósea rigidez de la estructura eclesiástica, tal como Nuestro Señor Jesucristo la instituyó y veinte siglos de vida religiosa la modelaron magníficamente, en un tejido cartilaginoso, muelle y amorfo, de diócesis y parroquias sin circunscripciones territoriales definidas, de grupos religiosos en los que la firme autoridad canónica va siendo substituida gradualmente por el ascendiente de los «profetas» más o menos pentecostalistas, congéneres… de los hechiceros del estructuralismo–tribalismo, con cuyas figuras acabarán por confundirse”  .

Ese mismo año, en el libro titulado Tribalismo indígena, ideal comuno-misionero para el Brasil del siglo XXI, el pensador brasileño analizaba 36 documentos publicados por la nueva misiología progresista, denunciando su infiltración en la estructura de la Iglesia.

Subvirtiendo por completo el concepto católico tradicional de las misiones, según el cual el fin de éstas es llevar, junto con la fe, la civilización, la nueva corriente misionera veía en el tribalismo la posibilidad de realizar en la tierra un utópico “reino de Dios”. Este proceso de “tribalización” aparece como el desenlace natural del desmantelamiento de la Civilización cristiana, preconizado por la teología progresista. En efecto, como afirma San Pío X, fuera del Cristianismo no hay verdadera civilización posible. Por lo tanto, negar la misión civilizadora de la Iglesia implica inevitablemente retroceder a la convivencia tribal de los salvajes.

“El mayor problema suscitado por esos delirios —escribía el Dr. Plinio— no está en los propios misioneros, ni en los indios, cabe repetir. Está en saber cómo, en la Santa Iglesia Católica, puede infiltrarse impunemente esa filosofía, intoxicando seminarios, deformando misioneros, desnaturalizando misiones. Y todo con tan fuerte apoyo eclesiástico de retaguardia.

Anuncios

China reescribe la Biblia para hacerla más “china y socialista”

El Cardenal Zen es contrario a los acuerdos Vaticano China
Para el cardenal Zen (en la foto), el Vaticano está “entregando la Iglesia Católica en China” ‒ CNSNEWS, 31/01/2018

No contento con perseguir a los cristianos y destruir sus iglesias, el gobierno chino también quiere cambiar las Escrituras para ampliar y consolidar la dictadura comunista en China.

En 2018, el gobierno comunista chino lanzó un plan de cinco años para hacer que el cristianismo sea más compatible con lo que considera valores genuinos chinos y socialistas.

La operación es parte de un proyecto más grande para nacionalizar todas las religiones, alineándolas con la ideología comunista.

Mientras confiscaba las biblias que se encontraban en manos de sus ciudadanos, el gobierno chino comenzó a publicar nuevas versiones de los textos sagrados, con un lenguaje que coincide con la ideología del Partido.

Es una forma de hacer el cristianismo “chino y socialista”.

El proyecto es claramente sincrético. Pretende, por ejemplo, reescribir el Antiguo Testamento para hacerlo compatible con las escrituras budistas y las enseñanzas confucianas.

El plan quinquenal del gobierno chino comenzó oficialmente el 1 de febrero de 2018.

Con esta reforma, los niños ya no pueden asistir a la Santa Misa o a los servicios religiosos cristianos.

El reciente acuerdo firmado por el Vaticano con el gobierno de Beijing confiere al Partido Comunista de China el poder de gestionar el nombramiento de los obispos, la agenda de la Conferencia de los Obispos, los asuntos relacionados con la liturgia, etc.

Pero aparentemente, los mandarines comunistas también han interpretado el acuerdo como una especie de carta blanca para la manipulación de las Santas Escrituras.

Fuente: Tradizione Famiglia Proprietà (Italia)

Una parodia sacrílega de la Anunciación en la JMJ

Fra Angélico supo estampar en este cuadro lo que la piedad de los fieles esperan de la representación de la Anunciación
La Anunciación de Fra Angélico nos pone ante la escena sagrada.

Un espectáculo que puede calificarse de sacrilegio se realizó en presencia del Papa Francisco el 27 de enero, durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá (JMJ) .[1]

Los actores ridiculizan el misterio de la Anunciación y tratan a Nuestra Señora con la mayor irreverencia.

Sin embargo, al final del musical, el Papa aplaudió y dio su aprobación levantando el pulgar (9:33 minutos del video) hacia arriba. [2]

La Virgen Santísima se presenta como “una joven normal, una joven de hoy”, como lo dijo recientemente el Papa Francisco.[3] Así, la mujer que interpreta a Nuestra Señora usa zapatillas de deporte, pantalones ajustados y una camiseta holgada de color azul claro. Su cabeza está descubierta y su teléfono celular está a la vista.

Por su parte, el “ángel Gabriel” es interpretado por un joven con pantalones blancos, una camisa y un sombrero blanco, luciendo un par de pequeñas alas en su espalda.

En una parodia de la Anunciación, el “ángel” le dice a “María” que se convertirá en madre por la obra del Espíritu Santo. Ella se muestra nerviosa, casi histérica, y dice que aún no está casada con José, no está lista, tiene que ir a la universidad, tiene miedo, etc.

El “ángel” trata de convencerla y le dice que debería regocijarse. Cada vez más nerviosa, ella responde que no puede regocijarse: “¿Qué dirá José? ¿Qué pensará su madre cuando se entere? “¿Y los vecinos? “

Entonces la mujer comienza a cantar, en estilo de rap, que tiene miedo, se siente despreparada, y otras cosas. El “ángel” la toma por las manos, diciendo que ella es la elegida y ambos comienzan a bailar. Otras “ángeles” bailarinas descalzas entran girando, con ropas flotantes reveladoras. Luego, “Gabriel” se pone unas gafas estilo carnaval.

Las otras “ángeles” bailarines hacen lo mismo y bailan alrededor, cantando letras que se parecen palabras de las Escrituras. “María” insiste en que tiene miedo, pero luego comienza a cantar las palabras del Evangelio, siempre en ritmo pop: “Hágase tu voluntad”.

Luego, en medio de risas, levanta el teléfono celular y se toma una selfie con “Gabriel”.

Otras dos mujeres suben al escenario y comienzan a decir que el resto de la historia es bien conocido: que Jesús vino y nos dio sus enseñanzas, etc.

Luego, un equipo de fútbol aparece en el escenario representando a los doce Apóstoles, y comienzan a proclamar y cantar que tienen miedo de evangelizar porque serán perseguidos.

Aparece un grupo de “policías” y los “apóstoles” huyen. Los “policías” comienzan a cantar y bailar locamente y luego se van.

Los “Apóstoles” regresan al escenario y comienzan a cantar y bailar en coreografía, repitiendo siempre: “Tengo miedo”.

Después de algún tiempo bailando y cantando, “María” se acerca a ellos, los toma de las manos, los toca y dice que ya ha hablado con “Gabriel” y que todo funcionará.

Luego se oye una voz fuerte a través de altavoces, diciendo: “Recibe el Espíritu Santo, no tengas miedo, regocíjate e id a evangelizar”. Todos se arrodillan, se levantan y comienzan a cantar junto con los bailarines “ángeles” y el “ángel” Gabriel. Una danza loca comienza una canción, en la que participa “María”.

Cuando termina la parodia sacrílega de la Anunciación y Pentecostés, el Papa hace un gesto de aprobación entusiasta. Luego se levanta y saluda efusivamente a los dos actores principales.

La presencia del Papa en una presentación sacrílega sobre la Madre de Dios y, por extensión, sobre el Verbo Encarnado, es extremadamente grave, sobre todo porque al final le dio su apoyo decisivo.

Una puesta en escena de la Doctrina de Francisco

Esta puesta en escena en la JMJ de Panamá parece ilustrar la doctrina de Francisco sobre la Santísima Virgen María.

Efectivamente, el Papa Francisco ha hecho declaraciones sobre María Santísima que contradicen todo lo que veneramos y encontramos en los Evangelios, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, y en el sentido de los fieles. Recientemente señaló que María “no nació santa”, negando así implícitamente el dogma de la Inmaculada Concepción.[4]

Francisco resume su doctrina sobre Nuestra Señora en su libro entrevista, de la que el diario italiano Corriere della Sera publicó algunos extractos. Él dice que la Santísima Virgen María fue:

“[Una] joven normal, una joven de hoy… normal, normalmente educada, dispuesta a casarse, a tener una familia. … Luego, después de concebir a Jesús, [ella] era todavía una mujer normal. … Nada fue excepcional en su vida, [ella era] una madre normal: incluso en su matrimonio virginal, casta en ese marco de virginidad, María era normal. Ella trabajó, fue de compras, ayudó a su Hijo y auxilió a su esposo. Normal”. [5]

El hecho de que Francisco trate los temas más delicados y complejos de una manera simplista y confusa no elimina, sino que aumenta, el daño que sus declaraciones infligen a las almas, como las que se refieren a Nuestra Señora.

Su manera confusa, improvisada y contradictoria de hablar es incompatible con la enseñanza verdadera, clara y lógica de la Iglesia y con la misión del Papa de confirmar a sus hermanos en la fe. [6]

“La Dignidad Real Suprema de la Madre de Dios”

Nada es más querido para un corazón católico que el honor de la Madre de Dios, la Amada Hija del Padre Eterno, la admirable Madre de Dios Hijo y la Fidelísima Esposa del Espíritu Santo.

Al expresar nuestra indignación por la ofensa hecha a nuestra Santísima Madre en esta parodia teatral de la Anunciación y Pentecostés, organizada ante el Sumo Pontífice y que recibió su apoyo, sugerimos a todos que realicen actos de reparación por este evento.

Y cerramos estas breves consideraciones citando un extracto de la encíclica Ad Caeli Reginam, del 11 de octubre de 1954, en la que Pío XII establece la fiesta del Realeza de la Santísima Virgen María:

“Desde los primeros tiempos los cristianos han creído, y no sin razón, que ella, de quien nació el Hijo del Altísimo, recibió privilegios de gracia sobre todos los demás seres creados por Dios. … Y cuando los cristianos reflexionaron sobre la conexión íntima que se obtiene entre una madre y un hijo, reconocieron fácilmente la suprema dignidad real de la Madre de Dios”[7]

TFP ‒  Luiz Sérgio Solimeo (Traducción nuestra) ‒ 3 de febrero de 2019

Notas

[1] “El sacrilegio es en general la violación o el tratamiento injurioso de un objeto sagrado. En un sentido menos apropiado, cualquier trasgresión contra la virtud de la religión sería un sacrilegio”.-J. Delany, s.v. “Sacrilege,” The Catholic Encyclopedia, (New York: Robert Appleton Company, 1912), http://www.newadvent.org/cathen/13321a.htm.

[2] YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=PqMAmHuufLI

[3] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, Papa Francisco: el “pecado de la élite” y la nueva mariología igualitaria ‒ “https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/”

[4] El 21 de diciembre de 2018, el Papa declare a los empleados del Vaticano: “Y me diréis vosotros: ¡Anda, claro! ¡Son la Virgen y San José! Sí, pero no pensemos que haya sido fácil para ellos: los santos no nacen, se hacen, y esto vale también para ellos.” http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/december/documents/papa-francesco_20181221_dipendenti-vaticani.html.

[5] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, “Papa Francisco: ‘La Iglesia es pueblo, la élite el pecado ‒ y la nueva mariología igualitaria. https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/

[6] “Confirma a tus hermanos en la fe” (S. Lc. 22:32)

[7] Pío XII, Encíclica Sobre la Realeza de la Santísima Virgen María, no. 8, http://w2.vatican.va/content/pius-xii/es/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_11101954_ad-caeli-reginam.html.

El colapso vergonzoso de Venezuela

El hambre lleva a los venezolanos a buscar comida en la basura

Las noticias que llegan de Venezuela no podrían ser más espantosas.

Esta rica nación latinoamericana se deshace ante los ojos impávidos del mundo, humillada y esclavizada por una pandilla asesina de marxistas que se apoderó de su gobierno hace dos décadas y que la conduce hacia los más escalofriantes extremos de miseria y de opresión.

El mensaje del Papa

En medio de su tragedia, los venezolanos acaban de recibir con perplejidad un mensaje del Papa Francisco, en el cual les pide “concordia y fraternidad”.

«Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del País, ayudando a los sectores más débiles de la población», dijo el Papa en su Mensaje de Navidad, el pasado 25 de diciembre, desde el altar mayor de la Basílica de San Pedro, en Roma. (Cfr. ABC, Madrid, Enero 5 /2019).

Este discurso del Papa causó tanta extrañeza, que 20 reconocidos ex-presidentes latinoamericanos, algunos de ellos marcadamente izquierdistas, le escribieron una carta pública manifestándole respetuosamente su discordancia.(El Comercio, Lima, Ene 8/2019).

El caso de Venezuela es uno de los más dramáticos que haya conocido la historia de la humanidad, pues nunca antes una organización criminal había perpetrado un desfalco de las dimensiones colosales que tiene el que se ha cometido contra esta nación.

Dueña de las más grandes reservas de petróleo del mundo, cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999, Venezuela producía casi cuatro millones de barriles de petróleo por día, que en promedio se vendían a poco más de us $ 100 dólares el barril. Estos ingresos suman la prodigiosa cantidad de us $150.000 millones de dólares por año, que alimentaron las arcas del Estado durante 20 años seguidos, generando al País una riqueza incalculable y unas posibilidades de bienestar imposibles de comparar con las de cualquier otra nación latinoamericana.

Cualquiera que sea el cálculo que se haga, la realidad es que esa suma fabulosa de dinero fue robada, despilfarrada y malgastada por la camarilla marxista corrupta que gobierna el País desde hace 20 años, transformando a esta riquísima nación en una de las más pobres del mundo en la actualidad.

Tan descomunal cantidad de dinero hubiera hecho de Venezuela una nación más rica que Arabia Saudita, y sin embargo, gracias al latrocinio de sus gobernantes, hoy es más pobre que Haití.

¿Cómo se pudo llegar a semejante catástrofe?

Por la imposición del llamado socialismo del siglo XXI, que no es otra cosa que la implantación del marxismo, que extermina la propiedad privada, niega las libertades más elementales, y convierte a una nación entera en una cárcel opresora donde se mata, se tortura, se niegan todos los derechos humanos, y se conduce a la población hacia la miseria más abyecta.

Pero, al mismo tiempo, sus gobernantes se han convertido en magnates millonarios, gracias al saqueo sistemático de los recursos del Estado.

Es necesario salvar a Venezuela Mientras esto sucede, la mayor parte de los gobiernos del mundo han mirado hacia otro lado, con una complicidad inexplicable.

Solo en estos primeros días del 2019, cuando el dictador Maduro asumió un nuevo e ilegítimo mandato presidencial, los presidentes de Colombia y de Brasil, Iván Duque y Jair Bolsonaro, y algunos cancilleres latinoamericanos reunidos en torno al llamado Grupo de Lima, han invocado la solidaridad mundial para impedir semejante despropósito.

Representante del Vaticano

Sin embargo, aunque casi todos los jefes de Estado de las naciones occidentales se abstuvieron de asistir a la posesión de Maduro – excepto Cuba, Nicaragua y Bolivia-, el Vaticano sí estuvo presente, estrechando lazos de amistad con el tirano.

A la ceremonia de posesión fue enviado el encargado de negocios de la Santa Sede, Monseñor George Koovakod, contrariando el parecer del Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor José Luis Azuaje, quien denunció en un comunicado que el régimen “se ha hecho ilegítimo y moralmente inaceptable”.

La indiferencia debe cesar

A Venezuela hay que reconquistarla con la mayor urgencia, con la ayuda de todas las naciones del mundo libre.

Desde hace mucho tiempo debió acabarse la actitud de tolerancia y complicidad con estos sátrapas modernos, que se han apoderado de una nación que no merece los abusos e injusticias que padece.

El mundo actual tiene múltiples sistemas legales de presión, de intimidación, e inclusive de fuerza, si es necesario, para derrocar a Maduro y a todos sus secuaces, y llevarlos ante un tribunal de justicia internacional para que sean juzgados por todos sus crímenes, sus robos, sus injusticias y sus escandalosas violaciones de los derechos humanos. ¡Y esta respuesta de la comunidad internacional no permite ninguna espera! Debería ser aplicada en forma inmediata, sin dilaciones, para evitar en Venezuela una tragedia humanitaria aún más espantosa de la que ya existe.

Migración masiva

Casi tres millones de personas han huido del opresor régimen chavista. Más de un millón de ellos han sido acogidos en Colombia y el resto está disperso por las naciones vecinas.

Si no se toman medidas inmediatas, esa diáspora se podrá duplicar o triplicar durante este año 2019, lo cual será de gran alivio para Maduro. Pues, en su absoluta incapacidad para resolver los problemas del País, los millones de venezolanos que emigran dejarán de ser una carga para el Estado socialista, que teóricamente les proporciona todo.

Entonces, la obligación de atender a esta población enorme se traslada a las naciones vecinas, que han acogido a los migrantes con espíritu de caridad cristiana, al verlos llegar en condiciones de absoluta miseria.

En medio de esta inmensa tragedia, nos preguntamos si el Papa Francisco nos pide orar a la Providencia por la continuidad de Nicolás Maduro en el poder, o por el contrario, esas oraciones deben estar orientadas a la solución verdadera del problema, que consiste en sacarlo de allí cuanto antes, invocando todos los medios legales posibles.

Al conocer su saludo de Navidad, pareciera que el Papa prefiere ignorar la gigantesca miseria que generó el chavismo, con todos sus abusos de poder, y que ha llevado a Venezuela al abismo donde hoy se encuentra. Pues, solicitar “concordia y reconciliación” hacia Venezuela en estos momentos, parece más un gesto de amistad con los sátrapas, que un acto de caridad con los millones de víctimas de Maduro.

Los miles de millones de dólares saqueados por los ladrones chavistas, deberían ser recuperados en forma sumaria e implacable, y devueltos a su legítimo dueño que es el Estado venezolano. Y con ese dinero, que está depositado en las arcas de los más importantes bancos del mundo, perfectamente se puede comenzar la reconstrucción de esa nación, pues analistas serios consideran que su monto es mayor a us $400.000 millones de dólares. Son el fruto de la insaciable cleptomanía marxista, que no reconoce valor moral alguno, y para la cual las oraciones de la gente buena siempre serán inútiles.

Por: Eugenio Trujillo Villegas. Director: Sociedad Colombiana Tradición y Acción.

trujillo.eugenio@gmail.com

On liturgy and orthodoxy, the synod document forgot our voices

We expressed our affection for the Extraordinary Form and the Church’s hard teachings. The official write-up downplayed both

This year’s synod, the 2018 Synod of Bishops on Youth, Faith, and Vocational Discernment is slated to begin in October, but the preparation has already been underway for months.

By and large, members of the Facebook groups voiced a desire for orthodox teaching and reverent liturgy, including specific references to promoting the Extraordinary Form. On the writing prompt concerning the resources in the Church which promote spiritual growth, I counted over almost 30 specifically mentioning the Latin Mass. The basic tenor of the comments was the same: the youth’s ordinary experience of the Sacred Liturgy in the post-conciliar Church left them wanting something “more”, and many of these young people found their desire for transcendence and awe within the Extraordinary Form, a desire that could not be satiated by banal folk music and anthropocentric liturgical behaviour.

Regarding Church doctrine, the vast majority of the youth expressed the importance of right belief, sound moral teaching, and not shying away from some of the hard truths of the Catholic faith. As the period for commenting came to a close, I and several others were confident that the final document would reflect our concerns.

However, when the final document was released and made public, it seemed as if an entire group of the youth was simply ignored.

http://catholicherald.co.uk/commentandblogs/2018/03/30/on-liturgy-and-orthodoxy-the-synod-document-forgot-our-voices/