Archivo de la etiqueta: Devoción Mariana

Lo que más me conmovió en Nuestra Señora

En la imagen de Nuestra Señora del Buen Consejo de Genazzano destaca la intimidad con su HIjo

Lo que más me conmovió en primer lugar en Nuestra Señora, no fue tanto la santidad de Ella, sino que fue la compasión con que esa santidad miraba a quien no es santo.

Es decir es la santidad virginal, regia, en fin todo lo demás que se pueda querer, nunca se dirá bastante de Ella.

Es la compasión con que Ella miraba a quien no es santo, atendiendo, con pena, con deseo de ayudar, con una misericordia cuyo tamaño era el de las otras cualidades.

Es decir, inagotable, pacientísima, clementísima. Pronta a ayudar en cualquier momento de un modo inimaginable, sin tener nunca un suspiro de cansancio, de extenuación, de impaciencia.

Siempre dispuesta, no sólo a repetirse a sí misma, sino a superase a sí misma. De manera que hecha tal misericordia y no correspondida, viene una misericordia aún mayor.

Nuestros abismos nos van atrayendo a las peores profundidades, y cuanto más huimos de Ella, más las gracias de Ella se iluminan y se prolongan en nuestra dirección.

Nuestros abismos nos van atrayendo a las peores profundidades, y cuanto más huimos de Ella, más las gracias de Ella se iluminan y se prolongan en nuestra dirección.

Una vez, mirando una imagen de Nuestra Señora tuve un conocimiento como que personal de esa misericordia insondable, de esa bondad que me envolvía totalmente, de modo que, incluso que yo quisiese huir o renegar, Ella me cogería de todos modos y me diría: “Hijo mío vuelva de nuevo”.

Fra Angélico pintó lo celeste
Anunciación de Fra Angélico (detalle)

Haciéndome entender la profundidad de esa misericordia, en primer lugar me quedé tranquilo para toda la vida.

Por que sea como fuere y lo que fuere, una vez que nosotros los hombres estamos envueltos por esa misericordia podemos descansar, porque en el fondo, cualquiera que se vuelve hacia Ella, que no es brutalmente insensible con Ella, Ella acaba arreglando la situación, ayudando, etc.

Y vean bien, una de las cosas que más me encantaron, es que vi que eso no era un privilegio para mí, que era la actitud de Ella hacia todos los hombres, hacia cualquiera que va por la calle.

Es decir todos los hombres que existieron, existen y existirán.

Para todos los pecadores que están llenando las calles, las avenidas, los autobuses, los automóviles. Para todos Ella es exactamente así. Ellos son los que la rechazan, pero Ella es así. Nuestra Señora tiene un amor tiernísimo incluso por los pecadores.

Yo tengo mucha pena cuando veo una persona nerviosa, con problemas etc. y pienso: ¿Por qué no puedo comunicarle aquella especie de mirada que yo recibí de Nuestra Señora?

Yo no sé expresar lo que fue.

Ella es la misericordia insaciable, se multiplica, solícita, bondadosa, que toma nuestra dimensión, que se hace hasta menor que nosotros para cogernos, por pena de nosotros, etc.

Algo que yo no sabría cómo decir…

(Pensamientos de Plinio Corrêa de Oliveira, extractados y adaptados)

Anuncios

Cómo la Virgen trata a las almas elegidas

El ejemplo de Francisco y Jacinta de Fátima. En dos años, la Virgen fue capaz de elevar a los dos hermanos – Francisco y Jacinta – hasta las más altas cumbres de la santidad cristiana
La santidad de los pastores de Fátima es ahora reconocida por la Iglesia
Jacinta y Francisco, dos de los pastores de Fátima

Hoy, 20 de febrero, es la fiesta litúrgica de los beatos Francisco y Jacinta de Fátima.

Cuando apareció la primera información sobre la posible beatificación de los videntes de Fátima, Jacinta y Francisco, el prof.

Plinio Corrêa de Oliveira comentó el alcance y la importancia de lo que se lograría, casi diez años después, el 13 de mayo de 2001

Santidad indiscutible

“Doy gran importancia a esta beatificación. Lo que leemos sobre la vida de Jacinta y Francisco habla enfáticamente de una existencia santa, como para merecer el honor de los altares.

“Ya sea Jacinta, por todo lo que sufrió, como Francisco que se enfermó y tuvo que sufrir una enfermedad difícil y dolorosa.

“La evidencia sugiere que Jacinta era muy apreciada por la Virgen, cuando las apariciones tuvieron lugar. Sin embargo, su hermano no lo era tanto.

“En algo él disgustaba a la Virgen, lo que sin embargo no le impidió ser un testigo de las apariciones, y por lo tanto formar un trío con su prima, Lucía, y su hermana (*).

“De hecho, Francisco no oía lo que decía la Virgen, pero “sólo” la veía… (¡Poder verla! Ni siquiera  podemos imaginar lo que esto quiere decir!). Pero estaba claro que él “solo” veía porque en algo disgustaba a la Santísima Virgen.

“Es bueno considerar la forma en que Ella trata a las almas elegidas – como de hecho lo fue Francisco, quien murió en olor de santidad: la Virgen le limitó de alguna manera el conocimiento de lo que estaba ocurriendo. Pero recibió la gracia de verla, pero no la de escucharla.

Una severidad materna

“De este modo, la Virgen fue severa en no permitir a Francisco que oyera su voz; pero después, habiéndole concedido por la gracia de arrepentirse, también le dio la gracia de enmendarse. Fue así una vida corta, hecha de holocaustos, una vida santa y una muerte en olor de santidad.

Jacinta estaba en un escalón más alto, porque escuchaba lo que decía la Virgen. Por lo tanto, se hizo cargo de todo el peso de la privación e incluso de la incomprensión de la gente de su tiempo y murió entregada amorosamente a la Virgen. Son dos almas que, si son beatificadas, reunirán en sí un rico conjunto de lecciones para nosotros.

Dos ejemplos a dos títulos

“Los que tuvieron la gracia de nunca pecar, podrán ver en Jacinta una protectora especial; temo, sin embargo, que el número de protegidos por Francisco sea mayor y que los que han pecado vean en Francisco un protector especial. Y que, en definitiva, en esa ocasión dos nuevos protectores florecerán para nosotros en el Cielo.

¿Que significa “florecer en el Cielo”?

De hecho, ahora están en el cielo, y por lo tanto ya florecieron. Sin embargo, recibirán la gloria extrínseca (es decir, terrena) que procede de la beatificación y es en este sentido que utilizo el término “florecer”.

(*) Nota: Francisco de hecho recibió de la Virgen la promesa de ir al cielo bajo condición de rezar muchos rosarios. En la víspera de la muerte, cuando era evidente que estaba limpio de sus defectos, le pidió a su hermana y a su prima que le recordaran los pecados cometidos en el pasado. Ellas lo hicieron con mucha franqueza y Francisco aceptó con toda humildad las indicaciones que le hicieron.

Ver también Jacinta y Francisco: una obra prima de Nuestra Señora de Fátima

(Plinio Corrêa de Oliveira. De una reunión para los miembros y colaboradores de la TFP brasileña en 1992. Traducido de grabación magnetofónica, sin revisión del autor)

Una parodia sacrílega de la Anunciación en la JMJ

Fra Angélico supo estampar en este cuadro lo que la piedad de los fieles esperan de la representación de la Anunciación
La Anunciación de Fra Angélico nos pone ante la escena sagrada.

Un espectáculo que puede calificarse de sacrilegio se realizó en presencia del Papa Francisco el 27 de enero, durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá (JMJ) .[1]

Los actores ridiculizan el misterio de la Anunciación y tratan a Nuestra Señora con la mayor irreverencia.

Sin embargo, al final del musical, el Papa aplaudió y dio su aprobación levantando el pulgar (9:33 minutos del video) hacia arriba. [2]

La Virgen Santísima se presenta como “una joven normal, una joven de hoy”, como lo dijo recientemente el Papa Francisco.[3] Así, la mujer que interpreta a Nuestra Señora usa zapatillas de deporte, pantalones ajustados y una camiseta holgada de color azul claro. Su cabeza está descubierta y su teléfono celular está a la vista.

Por su parte, el “ángel Gabriel” es interpretado por un joven con pantalones blancos, una camisa y un sombrero blanco, luciendo un par de pequeñas alas en su espalda.

En una parodia de la Anunciación, el “ángel” le dice a “María” que se convertirá en madre por la obra del Espíritu Santo. Ella se muestra nerviosa, casi histérica, y dice que aún no está casada con José, no está lista, tiene que ir a la universidad, tiene miedo, etc.

El “ángel” trata de convencerla y le dice que debería regocijarse. Cada vez más nerviosa, ella responde que no puede regocijarse: “¿Qué dirá José? ¿Qué pensará su madre cuando se entere? “¿Y los vecinos? “

Entonces la mujer comienza a cantar, en estilo de rap, que tiene miedo, se siente despreparada, y otras cosas. El “ángel” la toma por las manos, diciendo que ella es la elegida y ambos comienzan a bailar. Otras “ángeles” bailarinas descalzas entran girando, con ropas flotantes reveladoras. Luego, “Gabriel” se pone unas gafas estilo carnaval.

Las otras “ángeles” bailarines hacen lo mismo y bailan alrededor, cantando letras que se parecen palabras de las Escrituras. “María” insiste en que tiene miedo, pero luego comienza a cantar las palabras del Evangelio, siempre en ritmo pop: “Hágase tu voluntad”.

Luego, en medio de risas, levanta el teléfono celular y se toma una selfie con “Gabriel”.

Otras dos mujeres suben al escenario y comienzan a decir que el resto de la historia es bien conocido: que Jesús vino y nos dio sus enseñanzas, etc.

Luego, un equipo de fútbol aparece en el escenario representando a los doce Apóstoles, y comienzan a proclamar y cantar que tienen miedo de evangelizar porque serán perseguidos.

Aparece un grupo de “policías” y los “apóstoles” huyen. Los “policías” comienzan a cantar y bailar locamente y luego se van.

Los “Apóstoles” regresan al escenario y comienzan a cantar y bailar en coreografía, repitiendo siempre: “Tengo miedo”.

Después de algún tiempo bailando y cantando, “María” se acerca a ellos, los toma de las manos, los toca y dice que ya ha hablado con “Gabriel” y que todo funcionará.

Luego se oye una voz fuerte a través de altavoces, diciendo: “Recibe el Espíritu Santo, no tengas miedo, regocíjate e id a evangelizar”. Todos se arrodillan, se levantan y comienzan a cantar junto con los bailarines “ángeles” y el “ángel” Gabriel. Una danza loca comienza una canción, en la que participa “María”.

Cuando termina la parodia sacrílega de la Anunciación y Pentecostés, el Papa hace un gesto de aprobación entusiasta. Luego se levanta y saluda efusivamente a los dos actores principales.

La presencia del Papa en una presentación sacrílega sobre la Madre de Dios y, por extensión, sobre el Verbo Encarnado, es extremadamente grave, sobre todo porque al final le dio su apoyo decisivo.

Una puesta en escena de la Doctrina de Francisco

Esta puesta en escena en la JMJ de Panamá parece ilustrar la doctrina de Francisco sobre la Santísima Virgen María.

Efectivamente, el Papa Francisco ha hecho declaraciones sobre María Santísima que contradicen todo lo que veneramos y encontramos en los Evangelios, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, y en el sentido de los fieles. Recientemente señaló que María “no nació santa”, negando así implícitamente el dogma de la Inmaculada Concepción.[4]

Francisco resume su doctrina sobre Nuestra Señora en su libro entrevista, de la que el diario italiano Corriere della Sera publicó algunos extractos. Él dice que la Santísima Virgen María fue:

“[Una] joven normal, una joven de hoy… normal, normalmente educada, dispuesta a casarse, a tener una familia. … Luego, después de concebir a Jesús, [ella] era todavía una mujer normal. … Nada fue excepcional en su vida, [ella era] una madre normal: incluso en su matrimonio virginal, casta en ese marco de virginidad, María era normal. Ella trabajó, fue de compras, ayudó a su Hijo y auxilió a su esposo. Normal”. [5]

El hecho de que Francisco trate los temas más delicados y complejos de una manera simplista y confusa no elimina, sino que aumenta, el daño que sus declaraciones infligen a las almas, como las que se refieren a Nuestra Señora.

Su manera confusa, improvisada y contradictoria de hablar es incompatible con la enseñanza verdadera, clara y lógica de la Iglesia y con la misión del Papa de confirmar a sus hermanos en la fe. [6]

“La Dignidad Real Suprema de la Madre de Dios”

Nada es más querido para un corazón católico que el honor de la Madre de Dios, la Amada Hija del Padre Eterno, la admirable Madre de Dios Hijo y la Fidelísima Esposa del Espíritu Santo.

Al expresar nuestra indignación por la ofensa hecha a nuestra Santísima Madre en esta parodia teatral de la Anunciación y Pentecostés, organizada ante el Sumo Pontífice y que recibió su apoyo, sugerimos a todos que realicen actos de reparación por este evento.

Y cerramos estas breves consideraciones citando un extracto de la encíclica Ad Caeli Reginam, del 11 de octubre de 1954, en la que Pío XII establece la fiesta del Realeza de la Santísima Virgen María:

“Desde los primeros tiempos los cristianos han creído, y no sin razón, que ella, de quien nació el Hijo del Altísimo, recibió privilegios de gracia sobre todos los demás seres creados por Dios. … Y cuando los cristianos reflexionaron sobre la conexión íntima que se obtiene entre una madre y un hijo, reconocieron fácilmente la suprema dignidad real de la Madre de Dios”[7]

TFP ‒  Luiz Sérgio Solimeo (Traducción nuestra) ‒ 3 de febrero de 2019

Notas

[1] “El sacrilegio es en general la violación o el tratamiento injurioso de un objeto sagrado. En un sentido menos apropiado, cualquier trasgresión contra la virtud de la religión sería un sacrilegio”.-J. Delany, s.v. “Sacrilege,” The Catholic Encyclopedia, (New York: Robert Appleton Company, 1912), http://www.newadvent.org/cathen/13321a.htm.

[2] YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=PqMAmHuufLI

[3] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, Papa Francisco: el “pecado de la élite” y la nueva mariología igualitaria ‒ “https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/”

[4] El 21 de diciembre de 2018, el Papa declare a los empleados del Vaticano: “Y me diréis vosotros: ¡Anda, claro! ¡Son la Virgen y San José! Sí, pero no pensemos que haya sido fácil para ellos: los santos no nacen, se hacen, y esto vale también para ellos.” http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/december/documents/papa-francesco_20181221_dipendenti-vaticani.html.

[5] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, “Papa Francisco: ‘La Iglesia es pueblo, la élite el pecado ‒ y la nueva mariología igualitaria. https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/

[6] “Confirma a tus hermanos en la fe” (S. Lc. 22:32)

[7] Pío XII, Encíclica Sobre la Realeza de la Santísima Virgen María, no. 8, http://w2.vatican.va/content/pius-xii/es/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_11101954_ad-caeli-reginam.html.

Madonna del Miracolo

En este día 20 de Enero celebramos el 177º aniversario de la aparición de la Madonna del Miracolo (Nuestra Señora del Milagro) al judío Alfonso Ratisbonne, en la iglesia de Sant’Andrea delle Fratte (Roma), convirtiéndolo al Catolicismo.

Altar lateral de la Iglesia de Sant’Adrea delle Fratte (Roma) sobre el que apareció la Santísima Virgen y convirtió al judío Alfonso Ratisbonne

Uno de los hechos que marcan la historia religiosa del siglo XIX fue la aparición de Nuestra Señora al judío Alfonso Ratisbonne y su retumbante conversión al Catolicismo.

El joven banquero Ratisbonne, natural de Estrasburgo, nacido en 1814, de una riquísima familia israelita, vivía muy distante de la fe católica.

El día 20 de enero de 1842, en viaje turístico a Roma, por una curiosidad meramente artística accedió a entrar en la iglesia de Sant’Andrea delle Fratte, acompañando a un amigo, el Barón de Bussières.

Mientras éste iba a la sacristía para encomendar una misa, el joven judío apreciaba las obras de arte de aquel templo.

Cuando se encontraba ante el altar consagrado a Nuestra Señora de la Gracias de la Medalla Milagrosa (conocido hoy como altar de la Madonna del Miracolo), ella se le apareció y lo convirtió instantáneamente a la Iglesia católica, haciéndolo un fervoroso católico.

El joven banquero Ratisbonne, natural de Estrasburgo, nacido en 1814, de una riquísima familia israelita, vivía muy distante de la fe católica.
Alfonso Ratisbonne ya como sacerdote

La lápida registra la milagrosa conversión: “En esta capilla Nuestra Señora apareció al hebreo Alfonso Ratisbonne convirtiéndolo a Cristo”.

*     *     *

Trascribimos a continuación un comentario el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira con respecto a la milagrosa imagen, que tuvo la ocasión de venerar varias veces en su estadía Roma.

La felicidad inefable de la despretensión y de la pureza

El cuadro de la Madonna del Miracolo aparece con la frente coronada y con un resplandor con 12 estrellas en forma de círculo.

La fisonomía está discretamente sonriente, con la mirada dirigida hacia quien esté en arrodillado delante de Ella. Muy afable, al mismo tiempo muy regia.

Por el porte, da la impresión de una persona alta, esbelta sin ser delegada, muy bien proporcionada y con algo de una imponderable conciencia de su propia dignidad.

Tenemos la impresión de una reina, mucho menos por la corona que por todo su talante, por la mezcla de grandeza y de misericordia.

La fisonomía está discretamente sonriente, con la mirada dirigida hacia quien esté en arrodillado delante de Ella. Muy afable, al mismo tiempo muy regia.

El cuadro de la Madonna del Miracolo (Nuestra Señora del Milagro)

La persona que la contempla tiende a quedar apaciguada, serena, tranquilizada, como quien siente calmadas sus pasiones agitadas. Como si Ella dijese: “Hijo mío, yo arreglo todo, no se atormente, estoy aquí oyendo que necesita de todo, pero yo puedo todo, y mi deseo es darle todo. Por lo tanto, no tenga dudas, espere un poco más, que lo atenderé de abundantemente”.

El cuadro tiene algo de misterio, pero un misterio suave y diáfano.

Noten la impresión de pureza que el cuadro trasmite. Comunica algo del placer de ser puro, haciendo comprender que la felicidad no están en la impureza, contrariamente de lo que mucha gente piensa. Es lo contrario. Poseyendo verdaderamente la pureza, se comprende la inefable felicidad que ella concede, a lado de la cual toda la pseudo felicidad de la impureza es basura, tormento y aflicción.

Noten también la humildad. Ella revela una actitud de reina, pero haciendo abstracción de toda la superioridad sobre la persona que reza delante de Ella. Trata a la persona como si tuviese proporción con Ella; cuando ninguno de nosotros tiene esa proporción, ni aun los santos.

Sin embargo, si apareciera Nuestro Señor Jesucristo, ella se arrodillaría para adorar a Aquel que es infinitamente mayor. Ella tiene la felicidad inefable de la despretensión y de la pureza.

Delante de un mundo que el demonio va arrastrando para el mal, por el placer de la impureza y del orgullo, la Madonna del Miracolo nos comunica ese placer de la despretensión y de la pureza.

Plinio Corrêa de Oliveira, en Catolicismo, número 673.

VIDEO: More than 1,000 Catholics join Rosary Crusade through London | CatholicHerald.co.uk

The procession took place the day after the centenary of the Miracle of the Sun

Origen: VIDEO: More than 1,000 Catholics join Rosary Crusade through London | CatholicHerald.co.uk