Archivo de la etiqueta: Crisis de la Iglesia

Sínodo para la Amazonia

¿Hacia una nueva Iglesia tribalista y ecologista?

La Teología indigenista afirma que los indios no deben ser enseñados: ellos son los que tienen que enseñarnos. Absolutamente no debemos llevarlos al seno de la Iglesia. Por el contrario, es la Iglesia la que debe adaptar su doctrina, sus prácticas y sus estructuras a los modos indígenas.

La evangelización de los indios en la Iglesia
La evangelización tradicional tuvo como fruto la conversión de los indios haciendo de Brasil una gran nación. (Cuadro representando la primera misa en las costas de Bahía, Brasil)

El pontificado del papa Francisco ha estado salpicado de gestos sensacionales que han socavado las doctrinas, prácticas y estructuras hasta ahora consideradas consustanciales con la Iglesia.

Él mismo definió esta línea como un “cambio de paradigma”, es decir, una clara cesura a la Iglesia anterior a él.

He aquí un nuevo gesto sensacional, que podría alterar muchas cosas.

Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica

En el relativo silencio de los medios europeos (los latinoamericanos hablan un poco más), el Papa ha llamado a una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica, que tendrá lugar en Roma en octubre. La Asamblea implicará a los obispos de los países que incluyen los territorios amazónicos: Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia. A los que se sumarán observadores de otros países.

Con este fin, se formó la Red Amazónica Eclesial (Repam), una coordinación de estructuras eclesiales latinoamericanas, con sede en Quito, Ecuador.

Los representantes de Repam están en contacto permanente con las Conferencias episcopales de Europa, así como con los órganos de la Unión Europea, para promover el Sínodo en el Viejo Continente.

“El objetivo principal de esta reunión es identificar nuevas vías para la evangelización de esa porción del pueblo de Dios, especialmente los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, en parte debido a la crisis de la selva amazónica, pulmón de importancia capital para nuestro planeta “, dijo el Papa en el Ángelus del 15 de octubre de 2017.

En sí misma, la idea de convocar un Sínodo para promover la evangelización de los pueblos indígenas de la Amazonía sería encomiable. De hecho, ellos son una parte del Pueblo de Dios que debe recibir la Buena Nueva.

Desafortunadamente, ya en el breve texto de la convocatoria podemos ver al menos dos elementos que suscitan no poca preocupación, especialmente en la lógica del “cambio de paradigma”.

Se habla de “nuevos caminos para la evangelización”. ¿Qué quiere decir el Papa con “nuevo”?

Los nuevos misioneros quieren convertir a la Iglesia a los cultos y "cultura" indígenas
El papa Francisco saludó en Río de Janeiro a un grupo de indios del Amazonas y no dudó en colocarse en la cabeza un adorno de plumas
Una epopeya misionera

Los “antiguos” caminos comienzan en el siglo XVI, con la evangelización de los pueblos indígenas a través de la labor de los misioneros españoles y portugueses, entre ellos algunos canonizados: San Toribio de Mogrovejo, San Francisco Solano, San José de Anchieta, San Pedro Claver, S. Roque González de Santa Cruz, S. Pedro de San José de Betancur, S. Luis Beltrán, S. Felipe de Jesús y muchos otros.

El propósito de esta “antigua” evangelización era muy claro: anunciar a estos pueblos la Buena Nueva de Jesucristo, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, conduciéndolos al seno de la Santa Iglesia Romana, al interior de ese inmensa familia espiritual que configura la Civilización cristiana.

Con razón, el Papa Pío XII la definió como “la mayor epopeya misionera después de la fundación de la Iglesia”.

Desde hace algunas décadas, sin embargo, ha surgido una nueva corriente que contesta radicalmente tal evangelización.

Indios de la Amazonia sin la evangelización
La Teología indigenista: aprender de los indios

Los indios, dicen los seguidores de esta corriente, no necesitan ser enseñados. Lo contrario es cierto: ellos son los que tienen que enseñarnos. Absolutamente no debemos llevarlos al seno de la Iglesia. Por el contrario, es la Iglesia la que debe adaptar su doctrina, sus prácticas y sus estructuras a los modos indígenas.

Por otro lado, no podemos imponer a los indios nuestro concepto de Civilización cristiana. Somos nosotros los que debemos aprender de su modelo tribal, más “inocente”, más “justo”, más “solidario” y nada “consumista”.

Esta corriente ‒que se denomina “indigenista”‒ ha desarrollado incluso una teología: la “Teología indigenista de la liberación”, o simplemente “Teología indigenista”.

Los seguidores de la corriente indigenista ya se están movilizando en toda América Latina, y también en Europa.

El Sínodo Pan Amazónico es una oportunidad demasiado codiciada para dejarla escapar. Anidados en los departamentos de las diversas Conferencias episcopales, coordinadas por la Repam, ya están preparando los esquemas, publicando textos básicos y organizando la propaganda mediática. Un poco como hicieron los progresistas con motivo del Concilio Vaticano II.

¿Este indigenismo será el que el Papa Francisco pretende promover cuando habla de “nuevos caminos para la evangelización”?

Si esto no es lo que desea, ¿habrá colocado dispositivos para frenar o neutralizar la acción perjudicial de los indigenistas?

O, con su laissez faire, ¿se los está sirviendo en una bandeja de plata?

La selva amazónica
San José de Anchieta, un ejemplo de un verdadero misionero entre los indios
San José de Anchieta, SJ, fue uno de los más destacados misioneros en Brasil. Fue uno de los fundadores de las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro. Murió en 1597.

Un segundo elemento que causa preocupación es la mención a la “crisis de la selva amazónica, un pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

En primer lugar, este es un hecho científicamente discutible.

La selva amazónica tiene una densa breña de materia en descomposición que consume por la noche el oxígeno producido durante el día.

La única forma de convertirlo en un verdadero pulmón sería limpiarlo, es decir, hacer que el hombre intervenga. Precisamente lo que los ecologistas no quieren.

El ambientalismo radical va de la mano con el indigenismo, según el cual los indios serían los custodios de antiquísimos conocimientos para la conservación de la naturaleza.

Es precisamente este ambientalismo radical que se propaga a través de la encíclica Laudato Sii, que los indigenistas esgrimen como una especie de manifiesto o programa.

Junto a estas dos preocupaciones centrales, surgen otras exigencias:

Cambios en la estructura de la Iglesia
  • Proponen alterar la liturgia, con el pretexto de adaptarla a la mentalidad y la tradición indígena;
  • Se desea cambiar la disciplina eclesiástica en materia de celibato, creando la figura de sacerdotes casados;
  • Se pretende alterar la estructura orgánica de la Iglesia, creando una red de comunidades indígenas en lugar de parroquias, y luego presentarlas como un modelo para la Iglesia universal.
La utopía de una Iglesia tribalista y ecológica

En el horizonte está la utopía de una nueva Iglesia tribalista y ecológica, un antiguo proyecto de progresismo latinoamericano, denunciado por Plinio Corrêa de Oliveira ya en 1976. (Ver nota)

Pero esta vez es promovido desde el corazón del cristianismo.

Fuente: TFP italiana


 

Nota

En el apéndice de Revolución y Contra-Revolución agregado en 1977, Plinio Corrêa de Oliveira denunció el nacimiento de nuevas corrientes “tribalistas” en el interior de la Iglesia Católica.

Estas “tienen en vista transformar la noble y ósea rigidez de la estructura eclesiástica, tal como Nuestro Señor Jesucristo la instituyó y veinte siglos de vida religiosa la modelaron magníficamente, en un tejido cartilaginoso, muelle y amorfo, de diócesis y parroquias sin circunscripciones territoriales definidas, de grupos religiosos en los que la firme autoridad canónica va siendo substituida gradualmente por el ascendiente de los «profetas» más o menos pentecostalistas, congéneres… de los hechiceros del estructuralismo–tribalismo, con cuyas figuras acabarán por confundirse”  .

Ese mismo año, en el libro titulado Tribalismo indígena, ideal comuno-misionero para el Brasil del siglo XXI, el pensador brasileño analizaba 36 documentos publicados por la nueva misiología progresista, denunciando su infiltración en la estructura de la Iglesia.

Subvirtiendo por completo el concepto católico tradicional de las misiones, según el cual el fin de éstas es llevar, junto con la fe, la civilización, la nueva corriente misionera veía en el tribalismo la posibilidad de realizar en la tierra un utópico “reino de Dios”. Este proceso de “tribalización” aparece como el desenlace natural del desmantelamiento de la Civilización cristiana, preconizado por la teología progresista. En efecto, como afirma San Pío X, fuera del Cristianismo no hay verdadera civilización posible. Por lo tanto, negar la misión civilizadora de la Iglesia implica inevitablemente retroceder a la convivencia tribal de los salvajes.

“El mayor problema suscitado por esos delirios —escribía el Dr. Plinio— no está en los propios misioneros, ni en los indios, cabe repetir. Está en saber cómo, en la Santa Iglesia Católica, puede infiltrarse impunemente esa filosofía, intoxicando seminarios, deformando misioneros, desnaturalizando misiones. Y todo con tan fuerte apoyo eclesiástico de retaguardia.

Anuncios

China reescribe la Biblia para hacerla más “china y socialista”

El Cardenal Zen es contrario a los acuerdos Vaticano China
Para el cardenal Zen (en la foto), el Vaticano está “entregando la Iglesia Católica en China” ‒ CNSNEWS, 31/01/2018

No contento con perseguir a los cristianos y destruir sus iglesias, el gobierno chino también quiere cambiar las Escrituras para ampliar y consolidar la dictadura comunista en China.

En 2018, el gobierno comunista chino lanzó un plan de cinco años para hacer que el cristianismo sea más compatible con lo que considera valores genuinos chinos y socialistas.

La operación es parte de un proyecto más grande para nacionalizar todas las religiones, alineándolas con la ideología comunista.

Mientras confiscaba las biblias que se encontraban en manos de sus ciudadanos, el gobierno chino comenzó a publicar nuevas versiones de los textos sagrados, con un lenguaje que coincide con la ideología del Partido.

Es una forma de hacer el cristianismo “chino y socialista”.

El proyecto es claramente sincrético. Pretende, por ejemplo, reescribir el Antiguo Testamento para hacerlo compatible con las escrituras budistas y las enseñanzas confucianas.

El plan quinquenal del gobierno chino comenzó oficialmente el 1 de febrero de 2018.

Con esta reforma, los niños ya no pueden asistir a la Santa Misa o a los servicios religiosos cristianos.

El reciente acuerdo firmado por el Vaticano con el gobierno de Beijing confiere al Partido Comunista de China el poder de gestionar el nombramiento de los obispos, la agenda de la Conferencia de los Obispos, los asuntos relacionados con la liturgia, etc.

Pero aparentemente, los mandarines comunistas también han interpretado el acuerdo como una especie de carta blanca para la manipulación de las Santas Escrituras.

Fuente: Tradizione Famiglia Proprietà (Italia)

Una parodia sacrílega de la Anunciación en la JMJ

Fra Angélico supo estampar en este cuadro lo que la piedad de los fieles esperan de la representación de la Anunciación
La Anunciación de Fra Angélico nos pone ante la escena sagrada.

Un espectáculo que puede calificarse de sacrilegio se realizó en presencia del Papa Francisco el 27 de enero, durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá (JMJ) .[1]

Los actores ridiculizan el misterio de la Anunciación y tratan a Nuestra Señora con la mayor irreverencia.

Sin embargo, al final del musical, el Papa aplaudió y dio su aprobación levantando el pulgar (9:33 minutos del video) hacia arriba. [2]

La Virgen Santísima se presenta como “una joven normal, una joven de hoy”, como lo dijo recientemente el Papa Francisco.[3] Así, la mujer que interpreta a Nuestra Señora usa zapatillas de deporte, pantalones ajustados y una camiseta holgada de color azul claro. Su cabeza está descubierta y su teléfono celular está a la vista.

Por su parte, el “ángel Gabriel” es interpretado por un joven con pantalones blancos, una camisa y un sombrero blanco, luciendo un par de pequeñas alas en su espalda.

En una parodia de la Anunciación, el “ángel” le dice a “María” que se convertirá en madre por la obra del Espíritu Santo. Ella se muestra nerviosa, casi histérica, y dice que aún no está casada con José, no está lista, tiene que ir a la universidad, tiene miedo, etc.

El “ángel” trata de convencerla y le dice que debería regocijarse. Cada vez más nerviosa, ella responde que no puede regocijarse: “¿Qué dirá José? ¿Qué pensará su madre cuando se entere? “¿Y los vecinos? “

Entonces la mujer comienza a cantar, en estilo de rap, que tiene miedo, se siente despreparada, y otras cosas. El “ángel” la toma por las manos, diciendo que ella es la elegida y ambos comienzan a bailar. Otras “ángeles” bailarinas descalzas entran girando, con ropas flotantes reveladoras. Luego, “Gabriel” se pone unas gafas estilo carnaval.

Las otras “ángeles” bailarines hacen lo mismo y bailan alrededor, cantando letras que se parecen palabras de las Escrituras. “María” insiste en que tiene miedo, pero luego comienza a cantar las palabras del Evangelio, siempre en ritmo pop: “Hágase tu voluntad”.

Luego, en medio de risas, levanta el teléfono celular y se toma una selfie con “Gabriel”.

Otras dos mujeres suben al escenario y comienzan a decir que el resto de la historia es bien conocido: que Jesús vino y nos dio sus enseñanzas, etc.

Luego, un equipo de fútbol aparece en el escenario representando a los doce Apóstoles, y comienzan a proclamar y cantar que tienen miedo de evangelizar porque serán perseguidos.

Aparece un grupo de “policías” y los “apóstoles” huyen. Los “policías” comienzan a cantar y bailar locamente y luego se van.

Los “Apóstoles” regresan al escenario y comienzan a cantar y bailar en coreografía, repitiendo siempre: “Tengo miedo”.

Después de algún tiempo bailando y cantando, “María” se acerca a ellos, los toma de las manos, los toca y dice que ya ha hablado con “Gabriel” y que todo funcionará.

Luego se oye una voz fuerte a través de altavoces, diciendo: “Recibe el Espíritu Santo, no tengas miedo, regocíjate e id a evangelizar”. Todos se arrodillan, se levantan y comienzan a cantar junto con los bailarines “ángeles” y el “ángel” Gabriel. Una danza loca comienza una canción, en la que participa “María”.

Cuando termina la parodia sacrílega de la Anunciación y Pentecostés, el Papa hace un gesto de aprobación entusiasta. Luego se levanta y saluda efusivamente a los dos actores principales.

La presencia del Papa en una presentación sacrílega sobre la Madre de Dios y, por extensión, sobre el Verbo Encarnado, es extremadamente grave, sobre todo porque al final le dio su apoyo decisivo.

Una puesta en escena de la Doctrina de Francisco

Esta puesta en escena en la JMJ de Panamá parece ilustrar la doctrina de Francisco sobre la Santísima Virgen María.

Efectivamente, el Papa Francisco ha hecho declaraciones sobre María Santísima que contradicen todo lo que veneramos y encontramos en los Evangelios, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, y en el sentido de los fieles. Recientemente señaló que María “no nació santa”, negando así implícitamente el dogma de la Inmaculada Concepción.[4]

Francisco resume su doctrina sobre Nuestra Señora en su libro entrevista, de la que el diario italiano Corriere della Sera publicó algunos extractos. Él dice que la Santísima Virgen María fue:

“[Una] joven normal, una joven de hoy… normal, normalmente educada, dispuesta a casarse, a tener una familia. … Luego, después de concebir a Jesús, [ella] era todavía una mujer normal. … Nada fue excepcional en su vida, [ella era] una madre normal: incluso en su matrimonio virginal, casta en ese marco de virginidad, María era normal. Ella trabajó, fue de compras, ayudó a su Hijo y auxilió a su esposo. Normal”. [5]

El hecho de que Francisco trate los temas más delicados y complejos de una manera simplista y confusa no elimina, sino que aumenta, el daño que sus declaraciones infligen a las almas, como las que se refieren a Nuestra Señora.

Su manera confusa, improvisada y contradictoria de hablar es incompatible con la enseñanza verdadera, clara y lógica de la Iglesia y con la misión del Papa de confirmar a sus hermanos en la fe. [6]

“La Dignidad Real Suprema de la Madre de Dios”

Nada es más querido para un corazón católico que el honor de la Madre de Dios, la Amada Hija del Padre Eterno, la admirable Madre de Dios Hijo y la Fidelísima Esposa del Espíritu Santo.

Al expresar nuestra indignación por la ofensa hecha a nuestra Santísima Madre en esta parodia teatral de la Anunciación y Pentecostés, organizada ante el Sumo Pontífice y que recibió su apoyo, sugerimos a todos que realicen actos de reparación por este evento.

Y cerramos estas breves consideraciones citando un extracto de la encíclica Ad Caeli Reginam, del 11 de octubre de 1954, en la que Pío XII establece la fiesta del Realeza de la Santísima Virgen María:

“Desde los primeros tiempos los cristianos han creído, y no sin razón, que ella, de quien nació el Hijo del Altísimo, recibió privilegios de gracia sobre todos los demás seres creados por Dios. … Y cuando los cristianos reflexionaron sobre la conexión íntima que se obtiene entre una madre y un hijo, reconocieron fácilmente la suprema dignidad real de la Madre de Dios”[7]

TFP ‒  Luiz Sérgio Solimeo (Traducción nuestra) ‒ 3 de febrero de 2019

Notas

[1] “El sacrilegio es en general la violación o el tratamiento injurioso de un objeto sagrado. En un sentido menos apropiado, cualquier trasgresión contra la virtud de la religión sería un sacrilegio”.-J. Delany, s.v. “Sacrilege,” The Catholic Encyclopedia, (New York: Robert Appleton Company, 1912), http://www.newadvent.org/cathen/13321a.htm.

[2] YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=PqMAmHuufLI

[3] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, Papa Francisco: el “pecado de la élite” y la nueva mariología igualitaria ‒ “https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/”

[4] El 21 de diciembre de 2018, el Papa declare a los empleados del Vaticano: “Y me diréis vosotros: ¡Anda, claro! ¡Son la Virgen y San José! Sí, pero no pensemos que haya sido fácil para ellos: los santos no nacen, se hacen, y esto vale también para ellos.” http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/december/documents/papa-francesco_20181221_dipendenti-vaticani.html.

[5] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml. Ver también, Luiz Sérgio Solimeo, “Papa Francisco: ‘La Iglesia es pueblo, la élite el pecado ‒ y la nueva mariología igualitaria. https://www.accionfamilia.org/crisis-de-la-iglesia/papa-francisco-pecado-elite-nueva-mariologia-igualitaria/

[6] “Confirma a tus hermanos en la fe” (S. Lc. 22:32)

[7] Pío XII, Encíclica Sobre la Realeza de la Santísima Virgen María, no. 8, http://w2.vatican.va/content/pius-xii/es/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_11101954_ad-caeli-reginam.html.

Cardenal Pie: “Es condición de toda verdad el ser intolerante”

Se puede decir que el Cardenal Pie fue maestro de varios Papas. Colaboró activamente con el Papa Beato Pío IX en la descripción y refutación de los errores modernos, contribuyendo decisivamente en la declaración del dogma de la infalibilidad pontificia. León XIII lo hizo Cardenal y San Pío X le llamaba “mi maestro”

El célebre obispo de Poitiers y gran polemista, el Cardenal Pie, tuvo gran influencia sobre varios Papas. San Pío X lo llamaga "mi maestro"
Condenar la verdad a la tolerancia es forzarla al suicido

Es de la esencia de toda verdad no tolerar el principio contradictorio.

La afirmación de una cosa excluye la negación de esa misma cosa, como la luz excluye las tinieblas.

Allí donde nada es cierto, donde nada es definido, los sentimientos pueden estar divididos, las opiniones, pueden variar.

Yo comprendo y pido libertad en las cosas discutibles: in dubiis libertas.

Pero cuando la verdad se presenta con los distintivos de certeza que la distinguen, por lo mismo que es verdad ella es afirmativa, es necesaria y, por consecuencia, es una e intolerante: In necessariis unitas.

Condenar la verdad a la tolerancia es forzarla al suicidio.

La afirmación se aniquila si ella duda de sí misma, y duda de sí misma si permanece indiferente a que la negación se coloque a su lado…

Por eso, mis hermanos, por la necesidad misma de las cosas, la intolerancia es necesaria en todo, orden y desorden, en todas partes lo verdadero no soporta lo falso, el bien excluye el mal, el orden combate el desorden.

¿Qué más intolerante, por ejemplo, que esta proposición: “dos más dos son cuatro”?

Si usted viene a decirme que dos y dos son tres, o que dos y dos son cinco, le responderé que dos y dos son cuatro.

Y si usted me dijera que no impugna mi manera de contar, pero que mantiene la suya, y me pide ser tan indulgente con usted como usted lo es conmigo; permaneciendo yo totalmente convencido de que tengo la razón y que usted esta equivocado y yo me callare, en rigor, sería porque después de todo me importa muy poco que haya sobre la Tierra un hombre para el que dos mas dos son tres o cinco.

Pero si se trata de la verdad religiosa, enseñada o revelada por Dios mismo, si va en ello vuestro destino eterno y el de la salvación de mi alma, por consiguiente ninguna transacción es posible.

Me encontrareis inflexible, y debo serlo.

Es condición de toda verdad el ser intolerante, pero siendo la verdad religiosa la más absoluta y la más importante de todas las verdades, es por lo tanto también la más intolerante y la más exclusivista.

Mis hermanos: nada es tan exclusivo como la unidad; por lo tanto, escuchad la palabra de San Pablo: “No hay en el cielo más que un solo Señor”: unus Dominus.

Ese Dios, cuyo gran atributo es la unidad, no ha dado a la Tierra más que una solo símbolo, una sola doctrina, una sola fe: una fides.

Y esta fe, este símbolo, Él no lo ha confiado más que a una sola sociedad visible, a una sola Iglesia, todos cuyos niños son señalados con el mismo sello y regenerados por la misma gracia: Unum baptisma.

De este modo la unidad divina, que reside desde toda la eternidad en los esplendores de la gloria, se manifiesta sobre la tierra por la unidad del dogma evangélico, cuyo depósito ha sido dado en custodia por Jesucristo a la unidad jerárquica del sacerdocio: Un Dios, una fe, una Iglesia (¡Unus Dominus, una fides, unum baptisma”).

(Fragmento de la obra “La intolerancia doctrinal”, del Cardenal Pie).

La promesa divina y la crisis de la Iglesia

    

Nuestro Señor vela siempre sobre su Iglesia, pero permite que ella sea sacudida por crisis

          

La Iglesia ha pasado incólume a través de muchas tormentas a lo largo de la Historia
Backhuysen – Cristo en la tormenta en el mar de Galilea, Museo de Arte de Indianapolis (detalle)

La Iglesia es a menudo representada como la barca de Pedro navegando en los mares de la Historia.

A veces, los vientos tranquilos inflan sus velas, y ella flota sobre las olas con gracia imponente y serena.

Otras veces, sin embargo, los vientos aúllan, el mar se encrespa con olas espumosas, rayos cruzan los cielos, truenos alarman a los navegantes, y la nave parece naufragar.

Mientras las ráfagas de viento agitan la Barca de Pedro, el Salvador duerme.

Entonces, como los Apóstoles, nosotros clamamos: “Señor, sálvanos porque perecemos”.

Despertando, Jesús nos tranquiliza como hizo con ellos: “¿Por qué teméis, hombres de poca fe?”. De pie, con voz majestuosa, ordena que cese la tempestad, y el mar se calma. (1)

“Es imposible que no hay escándalos”

Hoy la Iglesia es golpeada por escándalos de abuso sexual encubiertos por autoridades eclesiásticas. Ella está siendo atacada por sus enemigos, mientras que la incertidumbre y la confusión agitan a sus hijos.

Muchos no entienden por qué Nuestro Señor parece dormir o por qué permite que el mal penetre en el santuario.

Esto aparentemente contraría tanto la promesa de indefectibilidad como la santidad de la Esposa Mística de Cristo. La fe de muchos vacila: si la Iglesia no es santa, no puede ser la verdadera Iglesia de Cristo.

Otros reaccionan tratando de reformar la Iglesia, responsabilizando sus dogmas por la crisis y enseñanzas morales y su estructura jerárquica, de institución divina.

Nuestro Señor prometió que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, (2) y que Él la asistirá hasta el fin de los tiempos. (3) Sin embargo, no prometió que ella no sufriría crisis, escándalos y aparentes colapsos.

Muy por el contrario, las parábolas de Nuestro Señor sobre el Reino de Dios, que es la Iglesia, afirman claramente que el bien y el mal harán parte de ella hasta el fin de los tiempos. Sólo entonces Dios enviará sus ángeles para purificar la Tierra de escándalo. (4)

La vida terrena es un período de prueba. Así, algunos harán el mal y darán escándalo a otros. “Es imposible que no haya escándalos”, dijo Nuestro Señor, “¡pero ay de los que dan escándalo!”.

San Pablo explica cómo estos escándalos ayudan a purificar nuestra fe: “Es necesario que haya herejías en medio de vosotros, a fin de que entre vosotros sean conocidos aquellos que son de virtud probada”. (5)

Dios permite la tentación, pero siempre nos concede la gracia suficiente para resistir. San Pablo enseña: “Dios es fiel, y no permitirá que seáis tentados más allá de vuestras fuerzas, pero con la tentación os ha de proporcionar también el medio de que os salgáis bien de ella, dándoos el poder para soportarla”. (6)

Explicando el episodio de Nuestro Señor durmiendo en la barca, San Juan Crisóstomo dice que la tempestad simboliza las pruebas futuras de la Iglesia, durante las cuales los fieles, los atletas de Cristo, serán fortificados.

El eminente comentador de la Sagrada Escritura Cornelio a Lápide, después de referirse a San Juan Crisóstomo, cita una frase de Séneca, para mostrar que hasta un escritor pagano entendió el provecho espiritual proveniente de la lucha contra la tentación: “La vida sin la tentación es como un mar muerto “. (7)

La Iglesia es la “Casa de Dios”, cuya piedra angular es Cristo. (8) “Es la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén” bajada del cielo. (9) Sin embargo, Dios permite la tentación hasta en ese lugar sagrado, de la misma manera que permitió que nuestros primeros padres fueran probados en el Paraíso Terrestre. De ese modo, nuestro amor es purificado de todo apego al consuelo divino y de las preocupaciones humanas.

Notas:

  1. Mt. 8, 25-26
  2. Mt. 16, 17-19
  3. Mt. 28, 18-20
  4. Mt. 13
  5. I Cor. 11, 19
  6. I Cor. 10, 13
  7. Cornélio a Lápide, Commentaria in Scripturam Sacram – Vivès, Paris, 1881, vol. 15, p. 234
  8. I Cor. 3, 9; Mt 21, 42
  9. Apoc. 21, 2

Fuente: I Have Weathered Other Storms – A Response to the Scandals and Democratic Reforms That Theaten the Catholic Church – TFP Committe on American Issues