Archivo de la categoría: Fiestas religiosas

Perdieron la estrella pero no les faltó la fe

Visita de los Reyes Magos a Jesús en el pesebre de Belén
Gentile da Fabriano, La adoración de los Reyes Magos (Detalle)

El día 6 de Enero la Cristiandad festeja el día de la Epifanía o manifestación de Dios a los pueblos gentiles.

Hubo tres Reyes venidos del Oriente cuyos nombres, Melchor, Gaspar y Baltasar, que se destacan aún hoy en el universo de los santos.

Eran sabios y conocían las antiguas tradiciones y profecías que anunciaban la venida de un Mesías que habría de redimir a la humanidad.

Un largo viaje inspirado por la fe y guiados por una estrella

Llegado el momento, salieron de sus lejanas tierras iniciando un largo y penoso viaje. Hubo un poeta que puso en boca de uno de los tres Magos estas bonitas palabras: “…de día, el descanso, por la noche nuestro largo caminar, nuestra fe por antorcha y esta estrella misteriosa por guía, así pasan los días y las noches, pero algo me dice que estamos llegando…”.

Efectivamente, guiados por la estrella, después de una larga travesía por montañas y desiertos, llegaron a Jerusalén. Allí la estrella que les servía de guía desapareció y se dice que en ese trágico momento les faltó todo menos la fe, pues su fe no titubeo jamás.

Se dirigieron a quienes pensaron que les podían ayudar y así supieron que las escrituras decían que el Mesías habría de nacer en Belén de Judá.

Tomaron entonces el camino hacía Belén, y al salir de Jerusalén la estrella que habían perdido volvió a aparecerles y ellos entonces se llenaron de inmensa alegría.

Poco después llegaron a Belén para adorar al Niño y ofrecerle los regalos simbólicos de oro, incienso y mirra (oro como Rey, incienso como Dios, mirra como hombre). Allí “vieron al niño con María, su Madre y, cayendo de rodillas, le adoraron” (San Mateo 2, 7-12).

Los Reyes Magos son la primicia de la conversión de los paganos

Los Reyes Magos representan la primicia de la conversión de los pueblos gentiles al Dios verdadero.

La Epifanía es una de las fiestas litúrgicas más antiguas, incluso más antigua que la de Navidad. Sus orígenes se remontan en Oriente al Siglo III.

Cabalgata de los Reyes Magos, Sevilla, España
En varias ciudades de España se realiza todos los años la Cabalgata de los Reyes Magos

En recuerdo de los presentes que los Magos llevaron al Niño Dios es tradición que en muchos países se obsequie con juguetes a los niños “y con regalos a los no tan niños” el día 6 de Enero.

La alegría de los niños

Para los más pequeños es una fiesta llena de ilusión. En muchos lugares hay una cabalgata por las calles principales de la ciudad la víspera, en ella los niños pueden ver a los Reyes (o más bien a sus emisarios pues a los Reyes casi nunca se les ve).

Antes de acostarse se colocan en el salón los zapatos bien lustrados (otros ponen una bandeja de plata bien limpia o un plato de cerámica artísticamente decorada) con el nombre de la persona para que los Reyes sepan dónde poner los regalos de cada uno. Hay quien coloca allí una carta dirigida a los Reyes; otros ponen en el plato o bandeja unas almendras o turrones “para los camellos” y una copita de licor para los Reyes. En fin hay de todo.

El día 6, desde temprano los pequeños están ya despiertos y rondando el salón de la casa, que se encuentra cerrado “los Reyes ya han pasado” pues no se podrá ingresar allí hasta que los mayores de la familia esté preparados para ello.

Sin embargo, los primeros que entran en el salón para ver los regalos son los más pequeños y, curiosamente, por estricto orden de menor a mayor.

Es realmente pintoresco ver a los pequeños, quienes a veces escasamente se mueven por si mismos, entrar con unas fisionomías serias y a la vez llenas de ilusión.

En fin todos reciben sus regalos. Luego hay desayunos especiales, almuerzos de fiesta, con dulces tradicionales como el Roscón de Reyes, la Galette des Rois (Francia) etc…

Anuncios

La fiesta de la Circuncisión

El Niño Dios quiere ya derramar en su primera infancia, gotas de su sangre en favor de los hombres.

El Niño Dios derrama en la Circuncisión las primeras gotas de su sangre en favor de los hombres.

En medio de las fiestas del año nuevo, hay un aspecto que va cayendo insensiblemente en el olvido: la celebración de la festividad de la Circuncisión del Señor.

Esta solemnidad fue instituida, para celebrar la memoria de la sangre derramada por Jesucristo en los primeros días de su vida mortal.

Nuestro Señor, movido por un amor inconmensurable al género humano, tomó sobre sí nuestros pecados. Para lavarlos, quiere ya derramar en su primera infancia, gotas de su sangre infinitamente preciosa en favor de los hombres, y hace así pensar en el sacrificio augusto que los redimirá del pecado, los arrancará de la muerte eterna y les abrirá las puertas del Cielo.

A este respecto encontré una cosa muy bonita en el Catecismo de San Pio X, que contrasta mucho con el espíritu festivo neo-pagano que nos rodea.

¿Qué hemos de hacer para celebrar la fiesta de la Circuncisión según la mente de la Iglesia?

Para celebrar la fiesta de la Circuncisión según la mente de la Iglesia hemos de hacer cuatro cosas:

1ª, adorar a Jesucristo, darle gracias y amarle;

2ª, invocar con viva fe su Santísimo nombre, reverenciarle y poner en El toda nuestra confianza;

3ª, practicar la circuncisión espiritual, que consiste en cercenar del corazón el pecado y todo desordenado afecto;

4ª, consagrar a Dios el año que comienza, y pedirle nos dé gracia para pasarlo en su divino servicio.